bannerginebra1.JPG

 

 

 

 

 

This site  The Web 

 
Comité de Comercio y Medio Ambiente

Desde la época del GATT, se reconoció la relación entre el comercio y la protección del medio ambiente, tanto en lo que respecta a los efectos de las políticas ambientales en el comercio como a los del comercio en el medio ambiente. Posteriormente, con la creación de la OMC, permitir la utilización óptima de los recursos mundiales, en línea con el objetivo de un desarrollo sostenible, y procurar proteger y preservar el medio ambiente son cuestiones que revisten una importancia fundamental para el sistema multilateral de comercio. Estos objetivos, consagrados en el Preámbulo del Acuerdo de Marrakech, van unidos al objetivo de la OMC de reducir los obstáculos al comercio y eliminar el trato discriminatorio en las relaciones comerciales internacionales. Para los Miembros de la OMC, los objetivos de la defensa y salvaguardia de un sistema multilateral de comercio abierto y no discriminatorio, por una parte, y la adopción de medidas de protección del medio ambiente y la promoción de un desarrollo sostenible, por otra parte, pueden y deben apoyarse mutuamente. La OMC es un mecanismo eficaz para conseguir los objetivos ambientales internacionales, con sus metas, sus normas, sus instituciones y su programa de trabajo orientado al futuro.

En la Decisión Ministerial de Marrakech también se establece la creación del Comité de Comercio y Medio Ambiente (CCMA). El CCMA ha ejercido su amplio mandato y ha contribuido a establecer y comprender la relación existente entre las medidas comerciales y las medidas ambientales con el fin de promover un desarrollo sostenible. Su labor ha incluido dos importantes cuestiones: los efectos de las exigencias ambientales en el acceso a los mercados y las prescripciones relativas al etiquetado con fines medioambientales. Las exigencias ambientales pueden obstaculizar el comercio y utilizarse incluso como subterfugio proteccionista. La respuesta no consiste en reducir el nivel de las normas ambientales, sino en establecer normas adecuadas y hacer posible su cumplimiento por los exportadores. En la Conferencia Ministerial de Doha de 2001 los Ministros de Comercio iniciaron, por primera vez en la historia del sistema multilateral de comercio, negociaciones en la esfera del comercio y el medio ambiente. El mandato de las negociaciones, contenido en el párrafo 31 de la Declaración de Doha, abarca la relación entre:

-las normas vigentes de la OMC y las obligaciones comerciales específicas, establecidas en los acuerdos multilaterales sobre el medioambiente (AMUMA) (párrafo 31 i));
-los procedimientos para el intercambio regular de información entre las secretarías de los AMUMA y los Comités pertinentes de la OMC y los criterios para conceder la condición de observador (párrafo 31 ii)); y,
-la reducción o, según proceda, la eliminación de los obstáculos arancelarios y no arancelarios a los bienes y servicios ecológicos (párrafo 31 iii)).